Allá por el 2012, cuando las ranas criaban pelo, el Arrikitaun todavía no había nacido pero ya estaba dando las patadas necesarias para ver la luz.