Te esperamos con una copa de manzanilla en una mano y montadito de pringá en la otra para que le des al tambor hasta que el cuerpo aguante.